Historia del Universo en el Génesis

Origen del Universo según se lee en el Génesis, en la Biblia

En los albores de la humanidad, el mundo perceptible estaba ceñido a los límites del horizonte; durante el día, bastante tenían los hombres primitivos con huir de los depredadores y buscar la subsistencia. Por las noches, tenían el espectáculo maravilloso de los cielos tachonados de estrellas. Nada sabemos de lo que pensaban, hasta que se inventó la escritura.
Sin embargo, las limitaciones de todo tipo hacían imposible cualquier desarrollo científico.

El documento escrito más conocido de los que hacen referencia al origen del Universo es el libro del Génesis (data de hace unos 3.000 años) con la extraordinaria descripción del origen del mundo y de la vida en la tierra. Es un texto religioso y como tal hay que tomarlo; dentro de su sencillez y claridad tiene puntos de coincidencias curiosas con lo que sabemos hoy en el siglo XXI.

creacion

En el principio creó Dios el cielo y la tierra.

La tierra era soledad y caos, y las tinieblas cubrían el abismo; pero el espíritu de Dios aleteaba por encima de las aguas.


Dijo Dios: «Haya luz», y hubo luz. Vio Dios que la luz estaba bien, y apartó Dios la luz de las tinieblas; y llamó Dios a la luz «día», y a las tinieblas la llamó «noche». Y atardeció y amaneció: día primero.

Creacion

Dijo Dios: «Haya un firmamento por en medio de las aguas, que las aparte unas de otras.»

E hizo Dios el firmamento; y apartó las aguas de por debajo del firmamento de las aguas de por encima de él.

Y llamó Dios al firmamento «cielo». Y atardeció y amaneció: día segundo.

Aguatierra
bosque

Dijo Dios: «Acumúlense las aguas de por debajo del firmamento en un solo lugar, y aparezca lo seco»; y así fue.

Y llamó Dios a lo seco «tierra», y al conjunto de las aguas lo llamó «mar»; y vio Dios que estaba bien. Dijo Dios: «Produzca la tierra vegetación: hierbas que den semillas y árboles frutales que den fruto conteniendo en ellos la simiente de su propia especie.» Y así fue.

La tierra produjo vegetación: hierbas que dan semilla según sus especies, y árboles que dan fruto con la semilla dentro según sus especies; y vio Dios que estaba bien.

Y atardeció y amaneció: día tercero.

cataratas

Dijo Dios: «Haya luceros en el firmamento celeste, para separar el día de la noche, y sirvan de señales para distinguir las estaciones, los días y los años; y luzcan en el firmamento del cielo para iluminar la tierra.» Y así fue.

sol
Luna

Hizo Dios los dos luceros mayores; el lucero grande para regir el día, y el lucero pequeño para regir la noche, y las estrellas;  y los puso Dios en el firmamento celeste para alumbrar la tierra, y para regir el día y la noche, y para apartar la luz de la oscuridad; y vio Dios que estaba bien. Y atardeció y amaneció: día cuarto.

Ballena

Dijo Dios: «Bullan las aguas de animales vivientes, y revoloteen las aves sobre la tierra frente al firmamento celeste.»

Y creó Dios los grandes animales marinos y todos los seres vivientes que se mueven y que pululan en las aguas según sus especies, y todas las aves aladas según sus especies; y vio Dios que estaba bien; y los bendijo Dios diciendo: «creced y multiplicaos, y llenad las aguas de los mares, y las aves crezcan en la tierra.» 

Y atardeció y amaneció: día quinto.

Dijo Dios: «Produzca la tierra animales vivientes según su especie: bestias, reptiles y alimañas terrestres según su especie.» Y así fue.

Hizo Dios las alimañas terrestres según especie, y las bestias según especie, y los reptiles del suelo según su especie: y vio Dios que estaba bien.

animal
dinosaurio

Y dijo Dios: «Hagamos al ser humano a nuestra imagen, como semejanza nuestra, y domine sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, y sobre las bestias y sobre todas las alimañas terrestres, y sobre todos los reptiles de la tierra.

negros


Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya, A imagen de Dios lo creó, macho y hembra los creó. Y los bendijo Dios con estas palabras: «Sed fecundos y multiplicaos, y henchid la tierra y sometedla; mandad en los peces del mar y en las aves del cielo y en todo animal que se mueve sobre la tierra.». Dijo Dios: «Ved que os he dado toda hierba de semilla que existe sobre la faz de toda la tierra, así como todo árbol que lleva fruto de semilla; os servirá de alimento. «Y a todo animal terrestre, y a toda ave del cielo y a todos los reptiles de la tierra, a todo ser animado de vida, les doy la hierba verde como alimento.» Y así fue. Vio Dios cuanto había hecho, y todo estaba bien. Y atardeció y amaneció: día sexto.

bosque

Concluyéronse pues, el cielo y la tierra y toda su ornamentación, y dio por concluida Dios en el séptimo día la obra que había hecho, y cesó en el día séptimo de toda la labor que hiciera.

cataratas

"Y bendijo Dios el día séptimo y lo santificó; porque en él cesó Dios de toda la obra creadora que Dios había hecho. Esos fueron los orígenes del cielo y la tierra, cuando fueron creados".

Ir a la página inicial